fbpx

Branding digital: ¿cómo trabajarlo a través del marketing digital?

branding digital

Cuando la marca se posiciona de manera adecuada en la mente de los consumidores, ellos estarán más predispuestos a tomar una decisión de compra favorable. Por ello, es importante potenciar el branding digital gracias a estrategias de marketing digital.

La gestión de marca o branding es un concepto que engloba todas las acciones que realiza una empresa para posicionar los valores y el significado de una marca. La meta principal es crear esas sensaciones, pensamientos y conexiones que tienen las personas cuando piensan en ella. Claro está, si estos tres factores son positivos, cuando un consumidor vea la marca tendrá mayor predisposición a comprar un producto. Es por ello que se requieren estrategias de marketing que ayuden a potenciar el branding digital.

Por ejemplo, cuando piensas en una marca, ¿qué es lo primero que aparece en tu mente? Quizá sean los colores, las letras, los productos que vende o los servicios que ofrece. Pero también aparecen sensaciones: comodidad, felicidad, tristeza, alegría, etc. La construcción de una marca va desde el logotipo, el diseño, la tipografía, la música característica que tienen sus videos, su estilo de comunicación, etc.

Ante un mundo con tanta competencia, es importante que tu marca resalte entre todas. Muchas personas están dispuestas a elegir una dependiendo de qué tan buena sea su conexión con ella, incluso también pueden pagar precios más altos si la relacionan con calidad y felicidad. Además, pueden recomendarla con sus amigos, pareja o familiares, hablar bien de la marca y dejar opiniones favorables en plataformas digitales.

La estrategia del marketing digital para el branding digital

Ahora que conocemos el concepto, objetivo y algunos beneficios principales del branding, llegó el momento de materializarlo. El branding se creó mucho antes que el marketing digital. Las marcas han usado, hasta ahora, la publicidad tradicional para comunicar a las personas lo que significaban, ofrecerían o cómo se distinguían (por medio de radio, TV, revistas y periódicos impresos y otros medios). Ahora es posible generar un branding digital empleando las herramientas digitales y los canales para fortalecer todos estos puntos:

1. La identidad visual

Es la representación visual de la marca que ayuda a crear la identidad basada en colores, tipografías, estilo de diseño y otros elementos. Debe responder a un manual previamente redactado, ya que también estará alineado con otros productos de la empresa, como videos institucionales, infografías y más. Para lograrla, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Realizar una adecuación de logotipo. El diseño debe efectuarse en el momento de la creación de la marca, de este modo será más sencillo aplicarlo a nivel digital. Además, los formatos usados para materiales impresos son diferentes a los de la web; por ello, es importante pensar en distintos elementos cuando se trabaja online.
  • La creación del manual de marca. Como mencionamos, este será primordial para pensar, definir y planificar los colores que la marca podrá utilizar, así como el nombre de la tipografía y otros detalles.
  • Planificar el estilo de unidad. Los diseñadores profesionales pueden guiarse de diversos ejemplos en la web para crear un estilo de marca. Este debe fijarse para todos los productos o subproductos de la empresa, pues todos deben estar alineados para que los usuarios reconozcan siempre a la marca no solo cuando ven el logo, sino también cuando ven lo que produce, crea o distribuye.

2. La estrategia de marca

No todo en el branding digital es visual. La estrategia de marca tiene un nivel más profundo y es necesario hacer que el usuario se identifique con la visión, valores y mensajes. Para ello se considera:

  • La personalidad de marca. Definir las cualidades, los aspectos que la identifican. Si fuera una persona, ¿cómo sería? La idea es tener una imagen mental de lo que la empresa representa.
  • Tono de voz. Se establece el lenguaje y el estilo de comunicación. Para esto se tendrá muy en cuenta al público objetivo, para lo cual se necesita una eficaz investigación de mercado.
  • Canales. ¿En qué plataformas interactúa más el público? Es importante definir en dónde se desarrollará la estrategia en mayor medida, ya sea en un blog, en redes sociales, a través de correos electrónicos, etc. No es necesario estar en todos los canales, solo en los que tengan un papel estratégico para la marca.

3. Marketing de contenidos

Las personas no se enamoran de los productos, se enamoran de lo que las marcas los hacen sentir. Una persona puede consumir o comprar el producto de una marca una vez a la semana, al mes o al año. Sin embargo, puede consumir el contenido que esta brinda varias veces al día. Para producir infografías, videos, artículos, ebooks, podcasts y otros formatos, es necesario tomar en cuenta cinco factores:

  • Sé coherente. Recuerda producir cada pieza según los valores que tenga la marca. El estilo de comunicación de un artículo debe ser el mismo con el que te comunicas a través de las redes sociales. La forma cómo respondes las dudas de tus usuarios por chat debe ser la misma a cómo respondes vía email. Los valores deben estar alineados en cada producción.
  • Concéntrate en las personas, no en la pantalla. Lo principal es que les otorgues contenido de valor. Debes saber cuáles son sus inquietudes, dudas, problemas y deseos y, en base a ello, producir contenido que resulte personalizado y especial. A diferencia de la publicidad tradicional, el marketing de contenidos busca generar engagement con las personas, que la marca sea recordada a largo plazo y que les resulte interesante y original.
  • No hables tanto de la marca. No centres tus contenidos en los productos, servicios, historia de la empresa o aspectos similares. Si bien es cierto que este tipo de contenido es bueno cada cierto tiempo, a nadie le gusta una empresa que solo habla de lo maravillosa que es. Genera contenidos interactivos con los que los consumidores puedan expresar sus opiniones. Busca focos alternativos; por ejemplo, si tu marca vende dispositivos móviles, puedes crear una infografía hablando de cómo la tecnología está evolucionando en distintas partes del mundo.
  • Investiga a profundidad. Netflix es un gran ejemplo: constantemente investiga qué ven sus usuarios, cómo lo hacen, cuándo, con qué frecuencia, entre otros detalles. No se trata solo de realizar una investigación de mercado inicial. Hay que estar siempre al pendiente de los cambios en los comportamientos de los usuarios para saber a qué dirección van sus intereses y, en base a ello, ofrecerles experiencias relevantes.

También puedes leer: Branding: ¿cómo encontrar la historia de tu marca?

En Making Contents, una de las primeras agencias de marketing de contenidos en el Perú, podemos asesorarte en todo lo que respecta a estrategias de branding y marketing digital. No dudes en contactarte con nosotros al correo info@makingcontents.com o llamarnos a los números +511-480-07-18 y 299-82-73.

Entrada anterior
Tecnología 5G: ¿cómo serán las campañas de marketing tras su llegada?
Entrada siguiente
La publicidad en Instagram: ¿es un peligro para su alcance orgánico?
Menú
Abrir chat